Estudio Plaza Fabini No hay comentarios

A través de un decreto se fijaron las reglas para las exoneraciones, que pueden variar entre 20% y 40% de IRAE, siempre que la inversión sea superior a US$ 6,4 millones. El esquema de beneficios para grandes obras ya fue utilizado por el gobierno anterior, que anunció en 2016 exoneraciones de impuestos y tasas a la importación de equipos, máquinas y materiales destinados a la obra civil y una rebaja de entre 20% y 30% —a más monto invertido mayores beneficios— del Impuesto a la Renta de las Actividades Empresariales (IRAE). El reciente decreto establece una nueva definición para las grandes obras que pueden acceder a las exoneraciones. Para los proyectos nuevos, el límite es que tengan un valor en obra civil y bienes muebles destinados a las áreas de uso común superior a 60 millones de Unidades Indexadas (UI) —unos US$ 6,4 millones—.

También esto aplica para las obras ya en curso en las que falte ejecutar al menos ese monto de la inversión. (El País) 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *