Estudio Plaza Fabini No hay comentarios

La Dirección General Impositiva (DGI) decidió prorrogar por un mes la cancelación de algunas obligaciones correspondientes a noviembre, que se debían abonar en diciembre y que ahora se podrán pagar en enero. Esto implica la postergación de los pagos a cuenta de tributos como el Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE), el Impuesto al Patrimonio (IP) y el Impuesto de Control de las Sociedades Anónimas (Icosa). La disposición de aplazamiento  abarca a los contribuyentes cuyas ventas, servicios y demás rentas brutas del ejercicio anterior originaron rentas gravadas por un monto inferior a 6 millones de Unidades Indexadas (UI). No incluye a grandes contribuyentes. (El Observador)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *